Historia de La Casa Grande de Martiherrero

La Casa Grande de Martiherrero pertenece a una entidad religiosa denominada Santa Teresa de Martiherrero. No tiene fines lucrativos y está inscrita en el Ministerio de Justicia. Desde el 16 de Abril de 1994 es miembro de FEAPS (federación española de organizaciones a favor de personas con discapacidad psíquica). También desde Octubre de 2011 pertenece a la Red de entidades sociales de discapacidad para la cooperación e innovación.

Esta entidad se crea en 1965 a través de Cáritas Diocesana, en concreto de D. Bernardo Herráez y contando siempre con el beneplácito del Obispo de la época, D. Santos Moro Briz.

Surgió para dar respuesta a las familias de Ávila y de la provincia que tenían que atender a personas con discapacidad psíquica o lo que es lo mismo, personas con capacidades psíquicas diferentes. Trataban de buscar soluciones y crear nuevas formas de vida.

Está situada a 5 km de la ciudad de Ávila y ocupa una gran finca perteneciente a la Excma. Diputación de Ávila quien mediante la firma de un convenio lo cedió a Cáritas Diocesana para llevar a cabo esta labor.

Comenzó su andadura con aulas de primaria concertadas con el Ministerio de Educación dado que esa era la demanda que existía. Con la implantación de la Ley de Integración en los años 80, este colegio de educación especial pasó a ser un centro específico, bajando el número de alumnos.

Años mas tarde, hubo que hacer nuevas inversiones económicas por parte de la entidad, como consecuencia de finalizar muchos chicos/as la etapa educativa. Se construyeron los talleres ocupacionales como centro de día para dar capacidad a 122 personas y dar respuesta a la nueva vida que demandaban las personas que residian en esta entidad.

En la actualidad esta entidad presta varios servicios:

Servicio de Residencia y Vivienda Tutelada
Centro Especial de Empleo
Servicio de Centro de Día:
– Centro de Día – Talleres Ocupacionales
– Centro de Día Asistencial

En cuanto a los RR HH gestionados por esta entidad se puede decir que cuenta casi con 100 trabajadores que en el día a día tratan de posibilitar la calidad de vida de estas personas y de sus familias.

Es una plantilla joven, destacando un gran número de mujeres en los diferentes puestos de trabajo. Esta entidad se ha marcado un reto: conciliar la vida laboral y familiar de su plantilla.

Esta entidad desea seguir progresando como consecuencia de su propia filosofía e ideario. Nuestro compromiso es seguir dando calidad a los que servimos, ayudamos, formamos y educamos. Creemos en el esfuerzo de las personas con capacidades psíquicas diferentes por buscarse un lugar digno dentro de la sociedad, que les haga ciudadanos de pleno derecho. En nuestro plan estratégico sigue estando muy presente el servicio a las familias y a la sociedad.